"Uno se enamora lentamente de Roma, poco a poco, pero para siempre" (Nikolai Gogol)

viernes, 17 de septiembre de 2010

El agua de Roma


A menudo me piden consejos prácticos para una cómoda estancia en Roma, para saber moverse por la ciudad en un viaje turístico sin sobresaltos. En definitiva este es el objetivo de esta serie de artículos, por más que trate de contar historias curiosas de una ciudad que tiene un patrimonio histórico, artístico, social y cotidiano inagotable.





En esta ocasión me voy a referir al agua de Roma. Hace tiempo unos familiares que visitaron la ciudad un verano se quejaban del dinero que habían gastado en comprar botellas de agua mineral fría con las que paliar la sed y refrigerarse. "¡Si no es necesario comprar agua en Roma; el agua de la fuentes públicas es exquisita!", respondí yo. Mis familiares me aseguraron que desconocían esto y dónde encontrar estas fuentes.
Por eso quiero dedicar este capítuo a las fuentes de Roma. Lo siento por aquellos que se dedican al lucrativo negocio de vender botellas de medio litro de agua mineral fría pero cualquier romano sabe que este negocio está dedicado exclusivamente a los turistas.


Hay centenares de fuentes de agua potable en Roma; dicen que no hay ni una ciudad en todo el mundo con tantísimas fuentes; las hay de todo tipo: Antiquísimas y artísticas, auténticos monumentos prácticos para combatir la sed; y también modestas fuentes de fundición repartidas por muchísimas calles de Roma, desde el casco histórico a cualquier barrio moderno y periférico. Hay unas 3.000 repartidas por toda la ciudad y curiosamente las primeras fueron realizadas por el primer gobierno municipal civil de la capital de la Italia unificada, allá por el año 1872. Los romanos las conocen popularmente como nasoni' (narizones), de 'naso' (nariz en español), por la particular forma que tiene el caño de donde brota de forma ininterrumpida el agua. Esa es una característica muy peculiar de Roma; el agua no deja de brotar en las fuentes. Es algo que nos sorprende a los españoles pero tal es la abundacia de agua que hay en Roma. Si la sed aprieta y se desea averiguar dónde encontrar una, no hay más que preguntarle a cualquier romano 'dove c'e una fontanella?', es decir, ¿dónde hay una fuente?. Para evitar confusiones, es conveniente aclarar que la fontana es la fuente monumental y ornamental, como la de Trevi, o la de los Cuatro Ríos en piazza Navona. La fontanella es la fuente para beber.
El agua de Roma es de extraordinaria calidad. Está perfectamente tratada y no tiene el más mínimo riesgo para la salud. Además es un agua que en pleno verano mana fresca, tanto es así que empaña el vaso o la botella en la que se recoge. Las 'nasoni' tienen una particularidad y es que en la parte superior del caño hay un pequeño agujero; tapando el caño, el agua sale por el agujero y se puede beber directamente con toda comodidad.

Pero también se puede beber el agua que mana de algunas fontanelle monumentales. Aquí se pueden abrir nuevos capítulos que prometo que abriré en sucesivos artículos. Destaco una por ser de mis preferidas. Se trata del 'Facchino', una de las llamadas estatuas parlantes y que yo denomino la del 'barrilete'. Está en la intersección de Vía del Corso con Vía Lata, a pocos metros de piazza Venezia. Allí, junto a la vía de San Marco, hay otra espectacular fuente con forma de piña de la que mana un agua fresquísima. Otra de mis preferidas es la fuente de la Barcaccia, en la plaza de España.
Como digo, muchas de estas fuentes merecen capítulos aparte y prometo que los desarrollaré. De momento sirva éste para evitar que cualquiera que viaje a Roma se gaste un dineral comprando botellas de agua mineral fría.

8 comentarios:

  1. Excelente información. Te escribo desde la Ciudad de México y estaré con mi esposa en Roma a partir del próximo domingo 15 de mayo.
    Mi hotel se encuentra en Via Sicilia 183.
    ¿Podrías recomendarnos algunos otros lugares para comer bien, no necesariamente caros?.
    Por tu atención, gracias.
    Luis.

    ResponderEliminar
  2. Tienes muchísima razón , hemos estado en Roma unos días y la verdad que el agua que tienen es una de las mas ricas y fresquitas que he probado . No hace falta comprar agua embotellada porque es un gasto innecesario su agua es excelente y ademas deliciosa .

    ResponderEliminar
  3. Exelente blog. llegué a pagar 3 euros por una botella de medio litro haberlo sabido me ahorraba dinero en una ciudad donde el calor pasa los 40~c debo afirmar que la botellita me duro 3 dias p que en cada fontana la volvia a llenar, y es cierto el agua es pura y muy fria y es muy normal ver a las familias beber agua del caño. mension aparte si estas en roma y quieres ir al aeropuerto ciampino ve a la estacion termini agarra el metro Ä direccion a anagnina ( es la parada final) de ahi tomas el autobus a ciampino total 2.5 euro lo que en un taxi te cobra mas de 50 euro. Preguntado llegué a Roma. un saludo y mucha suerte saluti a tutti ... MARIO

    ResponderEliminar
  4. He estado en Roma la semana pasada y me he gastado bastante dinero en comprar agua. La verdad es que no me queria arriesgar en ponerme malo.La verdad es quevme he refrescado alguna de ellas y el agua sale muy muy fria.Todo los italianos beben de ellas.Si volviera a Roma no compraria tanta agua xq la verdad es que saquean a los turistas que da gusto.Espero queos venga bien esta recomendacion.Saludos.JMPS

    ResponderEliminar
  5. Fontana di via delle Terme di Tito.
    Superfresca.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  6. Yo estuve en Roma y sin saber me llsmó la atencion el agua corriendo por todas partes en las fuentes y es de lo mejor.....no en todos los paises se puede tomar agua, pero aca tomenla con seguridad......Roma un paraiso magico...........

    ResponderEliminar
  7. Gracias por estos consejos que los tomaré para mi visita a Roma en junio próximo. Aldo

    ResponderEliminar